Las personas deben tener 21 años o más para poder asistir a cualquier espectáculo de entretenimiento en vivo.